Design Thinking: lleva al Consumidor a tus reuniones de Marketing

Seamos un poco locos, porque los negocios son un tema muy serio. ¿Quieres ofrecer soluciones nuevas y diferentes que aumenten tus ventas? Entonces te tienes que quitar la corbata de ejecutivo y ponerte la camiseta (o “sombrero”) de creativo. No tomar decisiones basadas únicamente en celdas de Excel, ni en concienzudos análisis de situaciones anteriores. Piensa como los diseñadores si quieres, de verdad, ser bueno en marketing y conseguir más clientes: crea y diseña tu estrategia de cero, piensa en el cliente y aporta soluciones nuevas, innovadoras y exclusivas. Éstas son algunas de las características del Design Thinking, una novedosa forma de pensar que busca encontrar el insight del consumidor y crear una propuesta tecnológicamente factible, comercialmente exitosa y con gran valor para el Consumidor

Design Thinking

Design Thinking es una metodología para generar ideas innovadoras que centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios al tiempo que proporciona oportunidades de negocio rentables para las empresas. Según EAE Business School, el Design Thinking  se basa en conocer al máximo a los clientesformando equipos multidisciplinares con el objetivo de observar a los usuarios y dar con soluciones centradas en ellos a través de diferentes puntos de vista:

  • Adquirir conocimientos básicos sobre los usuarios del producto y sobre la situación o el problema que afrontan. Pretende comprender al usuario.
  • Desarrollar empatíacon los usuarios, mediante la observación de los mismos.
  • Generar un  usuario tipo para el cual se diseña la solución o producto, definiendo así el punto de vista a partir del cual se debe desarrollar el diseño.
  • Generar tantas ideas como sea posible.
  • Construir prototipos de las ideas más prometedoras.
  • Aprender a partir de las reacciones de los usuario sal interactuar con el prototipo. Por tanto, es necesario dejar que prueben el producto mediante los prototipos desarrollados, y recabar información gracias a dicha interacción.

El Design Thinking facilita la innovación


Como se ve en el siguiente esquema, el proceso de Design Thinking no es lineal, sino que se retroalimenta. Mediante la observación se busca conocer al cliente, sus experiencias y entender sus sentimientos y emociones, empatizar con él y encontrar los insights. Este proceso facilita la innovación a la hora de proponer soluciones sin prejuicios ni límites. En la etapa de “prototipaje” se construyen prototipos para aterrizar esas ideas y valorar la viabilidad de las mismas, así como identificar posibles mejoras. Posteriormente se testea y se identifican las posibles carencias y fallos, nuevas mejoras y necesidades.

innovation-process-dt

En marketing y publicidad, el Design Thinking no tiene nada que ver con la generación de ideas locas, sino precisamente con todo lo contrario, con la innovación y la mejora continua centrada en el consumidor para conseguir más beneficios. Por ello grandes empresas como Apple, Google o Zara ya lo utilizan. ¡Qué ingeniero diría que trabajaría con un modelo propio de los diseñadores para crear valor!. Porque al ser un modelo que impulsa la innovación, puede aplicarse a cualquier área de actividad: marketing, publicidad y ventas, pero también al desarrollo de productos y servicios, a la mejora de procesos, a la creación de nuevas formas de comunicación, o reinventando un modelo de negocios completo.


El Design Thinking genera ideas innovadoras que solucionan necesidades reales de los Consumidores


Se trata de combinar la vertiente analítica con la creativa. En tu caso, ¿crees que el Design Thinking puede ayudar a tu compañía o a tu actividad dentro de la empresa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *